57_eurostars-lobbenstein-cronoslab-hotel-lab-lobby-competition1-09
57_eurostars-lobbenstein-cronoslab-hotel-lab-lobby-competition3-09
57_eurostars-lobbenstein-cronoslab-hotel-lab-lobby-competition2-09
57_eurostars-lobbenstein-cronoslab-hotel-lab-lobby-competition4-09
57_eurostars-lobbenstein-cronoslab-hotel-lab-lobby-competition5-09
57_eurostars-lobbenstein-cronoslab-hotel-lab-lobby-competition6-09
57_eurostars-lobbenstein-cronoslab-hotel-lab-lobby-competition7-09
57_eurostars-lobbenstein-cronoslab-hotel-lab-lobby-competition8-09

Eurostars lobbenstein!

Como resultado del proceso analítico y experimental del reto planteado por Eurostars Hotel Lab, surge la propuesta Lobbenstein!

El proyecto surge de la reinterpretación del espacio tradicional del lobby de un hotel. Para poder plantear una propuesta coherente con la premisa planteadas, se ha hecho un estudio previo analizando varias propuestas de lobbies existentes, diferentes perfiles de usuarios, múltiples servicios ofrecidos y como convergen estos parámetros.

Como parte del proceso analítico se propone la reinterpretación de las relaciones entre usuarios. El modelo existente es muy restrictivo y distante, un paradigma obsoleto y falto de actualización.

Este es el principal fundamento del “Lobbenstein”, una proposición que ante todo transforma los espacios cambiando los roles entre huésped y hospedador.

Para ello se propone la utilización de una serie de dispositivos configurables basados en tres fundamentos: adaptabilidad, materialidad y modulación.

Se opta por una solución homogénea y accesible, que toma dos módulos simples cuyas dimensiones responden a todo el programa planteado y que sirven de infraestructura para dar servicio y alojar una multitud de elementos que transforma el espacio y la relación de este con sus usuarios.

De apariencia similar, pero con propósitos muy diferenciados. Cada espacio se articula en torno a una o varias propuestas. Según las necesidades del consumidor.

Pero compartiendo un mismo concepto, la cercanía y accesibilidad a todo tipo de servicios y contenidos.

Después de analizar todos los servicios que ofrece el lobby del hotel y los posibles usuarios que lo pueden emplear, se decide desarrollar unas piezas que diferencian los espacios y los organizan en: recepción (check-in), cafetería (bar), hall/espera (books), zona de trabajo (work) y un pequeño puesto de bienvenida/información (hello!)

Todos los elementos propuestos responden a la necesidad de cambiar el sistema de relaciones tradicional existente y aumentar el grado de “domesticidad”.

 

INTERACCION COMPLETA

El principal objetivo del “lobbenstein” es cambiar el sistema de relaciones impuesto.

Por ello el proyecto se gestiona partiendo de un punto de partida completamente diferente al establecido, donde la apariencia y materialidad pasa a un segundo plano. Casi cualquier aspecto formal es válido porque se intenta cambiar el modo de interactuación entre usuario.

Se propone un sistema flexible tanto en materialidad como en dimensión. Que explota la continuidad de los usos para eliminar cualquier tipo de barrera física.